martes, 21 de enero de 2014

Siempre unidas...

Hoy, dando las buenas noches a mi pequeña,
 aderezado el instante con los correspondientes abrazos y besos, 
hemos tenido una conversación similar a esta:


                                  - Mamá....yo no quiero crecer
                                  - ¿Por qué, cariño?
                                  - Porque no quiero separarme nunca de ti...
                                  - Si nunca  nos vamos a separar tú y yo, princesa...
                                  - Ya...pero es que yo quiero verte siempre...estar contigo...
                                    ¿Y si me voy fuera a vivir?
                                  - Tal vez no...Pero no te preocupes, bella mía,
                                    podemos hablar mucho por teléfono.
                                  - Pero es que yo quiero verte, mamá...estar a tu lado todo el tiempo...

Conforme os escribo esto siento que el alma se me parte,
 la verdad, porque sientes que eres un mínimo elemento del tiempo,
y porque realmente yo siento lo que ella siente...profundamente.

Tal vez de ahí mi loca, y muchas veces perdida, cruzada por disfrutar cada instante, 
cada sentimiento, cada uno de ellos...
Y debo reconocer que tengo una gran colección...unos de compartir, otros no...
pero siempre con la capacidad de poder volver a sentirlos
gracias a "mi grabadora de momentos", ¿recordáis?

Por ello para mí se ha convertido en algo tan importante
el escribir, el dibujar, el escuchar esa música que me llega profundamente...
Porque cada vez que vea este dibujo, 
y escuche una música similar a la que estoy escuchando ahora, 
recordaré la conversación maravillosa que un día mantuve
 con mi princesa de ojos azules y corazón inmenso...
y así quedará reflejada en su cuaderno,
el cual un día leerá y...ella y sus bellos ojos sonreirán.


Artículos Relacionados

4 comentarios:

Margarita dijo...

Un dibujo precioso que refleja la intensidad no sólo del momento, sino de los sentimientos de ese momento, AnAis. Parece mentira lo que el dibujo de los ojos cerrados de una madre puede hacernos ver. Y eso es lo que hace tu dibujo. Incluso sin las hermosas palabras de tus sentimientos lo habrá percibido. Cosas de madres... Las madres tampoco quisiéramos crecer, díselo de mi parte a tu hija. Probablemente no entienda muy bien mis palabras, pero un día repasando ese cuaderno, quien sabe si junto a sus propios hijos, lo entenderá...

Un fuerte, fuerte y cálido abrazo para ambas

21 de enero de 2014, 21:42
AnAis García Burgos dijo...

Gracias Margarita :)
Encantada de tu visita y tu comentario, que está claro te llega porque es cierto, entre madres sabemos de qué hablamos, eh?
Un beso enorme, y espero verte por aquí ;-)

21 de enero de 2014, 23:34
Antonio García Burgos dijo...

...Crecer es una cosa terriblemente difícil de hacer. Es mucho mejor omitirlo e ir de una infancia a otra....

No es mía la cita pero tiene toda la razón. Besos guapetona

30 de enero de 2014, 13:30
AnAis García Burgos dijo...

El problema es que es tan imposible de "omitir", que unas u otras veces, por unas u otras causas, te das cuenta de ello.....
Solo queda ir viendo y valorando más las cosas positivas, realmente.
Un besazo, hermano!

31 de enero de 2014, 19:55

Publicar un comentario

 
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons .